La Marca de la Bestia y el Papel de
EEUU en la Profecía Bíblica


CAPÍTULO - 17
 

El capítulo 13 de Apocalipsis comienza con el relato de una bestia que sube del mar. Lo primero que notamos es que esta es una bestia compuesta o mixta. Es "semejante a un leopardo, sus pies eran como de oso y su boca como boca de león. El dragón le dio su poder, su trono y gran autoridad" (Apocalipsis 13:2). Según el relato, es una bestia con cuerpo de leopardo y es, como ya se ha dicho, una representación del papado romano. Las cuatro bestias que componen esta bestia híbrida y que representan a Babilonia, Medo-Persia, Grecia y Roma son las que el profeta Daniel vio en visión según está registrado en Daniel 7. Conste que la Roma papal heredó algunos de los rasgos característicos de cada una de estas fieras, evidentes todavía en las prácticas del presente sistema de religión falsa conocido como la Iglesia Católica Romana. De Babilonia, el papado heredó el sacerdocio pagano; de Medo-Persia, la adoración del sol; de Grecia, las filosofías humanas; del dragón o la Roma Pagana, su poder, trono, y autoridad [y aun el título de Pontifex Maximus propio del sumo sacerdote y que los césares habían usurpado, como también el latín, idioma común de la Roma Pagana, que hasta el día de hoy es el idioma oficial de la sede papal]. Por lo tanto, es acertada y muy apropiada la descripción del sistema papal como una bestia que subía del mar, o sea, de lugares populosos (véase Apocalipsis 17:15), y compuesta de partes prestadas, vale decir, con rasgos característicos de otras bestias o reinos. (Véase Daniel 7:23.) Puesto que es la primera de las dos bestias que aparecen en este capítulo, nos referimos al papado como la primera bestia de Apocalipsis 13.

Pero el profeta dice: "Después vi otra bestia que subía de la tierra. Tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero..." (Apocalipsis 13:11). Tanto la apariencia de esta bestia como la forma en que sube nos indican que la nación que ella representa es diferente a las otras que fueron presentadas bajo los símbolos anteriores. Los grandes reinos que han gobernado el mundo les fueron presentados a Daniel como animales carnívoros de aspecto monstruoso que subían mientras "los cuatro vientos del cielo combatían en el gran mar" (Daniel 7:2). En Apocalipsis 17 un ángel explica que las aguas representan "pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas" (Apocalipsis 17:15). Los vientos son un símbolo de lucha o guerra. Los cuatro vientos del cielo que combaten en el gran mar representan las terribles escenas de conquista y revolución por medio de las cuales los reinos adquirieron su poder.

"Pero la bestia con cuernos semejantes a los de un cordero 'subía de la tierra'. En lugar de derribar a otras potencias para establecerse, la nación así representada debe subir de un territorio hasta entonces desocupado, y crecer gradual y pacíficamente. No podía, pues, subir entre las naciones populosas y belicosas del viejo mundo, ese mar turbulento de 'pueblos y muchedumbres y naciones y lenguas'. Hay que buscarla en el continente occidental.

"¿Cuál era en 1798 la nación del nuevo mundo cuyo poder estuviera entonces desarrollándose, de modo que se anunciara como nación fuerte y grande, capaz de llamar la atención del mundo? La aplicación del símbolo no admite duda alguna. Una nación, y sólo una, responde a los datos y rasgos característicos de esta profecía; no hay duda de que se trata aquí de los Estados Unidos de Norteamérica. Una y otra vez el pensamiento y los términos del autor sagrado han sido empleados inconscientemente por los oradores e historiadores al describir el nacimiento y crecimiento de esta nación. El profeta vio que la bestia 'subía de la tierra'; y, según los traductores, la palabra dada aquí por 'subía' significa literalmente 'crecía o brotaba como una planta'. Y, como ya lo vimos, la nación debe nacer en territorio hasta entonces desocupado. Un escritor notable, al describir el desarroollo de los Estados Unidos, habla del 'misterio de su desarrollo de la nada' , y dice: 'Como silenciosa semilla crecimos hasta llegar a ser un imperio' - G. A. Townsend, The New World Compared with the Old, p. 462. Un periódico europeo habló en 1850 de los Estados Unidos como de un imperio maravilloso, que surgía y que 'en el silencio de la tierra crecía constantemente en poder y gloria' - Dublin Nation...

"'Y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero'. Los cuernos semejantes a los de un cordero representan juventud, inocencia y mansedumbre, rasgos del carácter de los Estados Unidos cuando el profeta vio que esa nación 'subía' en 1798. Entre los primeros expatriados cristianos que huyeron a América en busca de asilo contra la opresión real y la intolerancia sacerdotal, hubo muchos que resolvieron establecer un gobierno sobre el amplio fundamento de la libertad civil y religiosa. Sus convicciones hallaron cabida en la Declaración de la Independencia que hace resaltar la gran verdad de que 'todos los hombres son creados iguales', y poseen derechos inalienables a la 'vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad'. Y la Constitución garantiza al pueblo el derecho de gobernarse a sí mismo, y establece que los representantes elegidos por el voto popular promulguen las leyes y las hagan cumplir. Además, fue otorgada la libertad religiosa, y a cada cual se le permitió adorar a Dios según los dictados de su conciencia. El republicanismo y el protestantismo [los dos cuernos del cordero] vinieron a ser los principios fundamentales de la nación. Estos principios son el secreto de su poder y de su prosperidad. Los oprimidos y pisoteados de toda la cristiandad se han dirigido a este país con afán y esperanza. Millones han fondeado sus playas, y los Estados Unidos han llegado a ocupar un puesto entre las naciones más poderosas de la tierra.

"Pero la bestia que tenía cuernos como un cordero 'hablaba como un dragón. Ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y sus habitantes adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada' (Apocalipsis 13:11-14).

"Los cuernos como de cordero y la voz de dragón del símbolo indican una extraña contradicción entre lo que profesa ser y lo que practica la nación así representada. El 'hablar' de la nación son los actos de sus autoridades legislativas y judiciales. Por esos actos la nación desmentirá los principios liberales y pacíficos que expresó como fundamento de su política. La predicción de que hablará 'como dragón' y que ejercerá 'toda la autoridad de la primera bestia' anuncia claramente el desarrollo del espíritu de intolerancia y persecución de que tantas pruebas dieran las naciones representadas por el dragón y la bestia semejante a un leopardo. Y la declaración de que la bestia con dos cuernos 'hace que la tierra y sus habitantes adoren a la primera bestia' indica que la autoridad de esta nación será empleada para imponer alguna observancia en homenaje al papado.

"Semejante actitud sería abiertamente contraria a los principios de este gobierno, al genio de sus instituciones libres, a los claros y solemnes reconocimientos contenidos en la Declaración de la Independencia y contrarios finalmente a la Constitución. Los fundadores de la nación procuraron con acierto que la iglesia no pudiera hacer uso del poder civil, con los consabidos e inevitables resultados: la intolerancia y la persecución. La Constitución garantiza que 'el Congreso no hará ley alguna por la que adopte una religión como oficial del Estado o se prohíba practicarla libremente' y que 'nunca exigirá una declaración religiosa como condición para ocupar ningún empleo o mandato público de los Estados Unidos'. Sólo en flagrante violación de estas garantías de la libertad de la nación es cómo se puede imponer por la autoridad civil la observancia de cualquier deber religioso. Pero la inconsecuencia de tal procedimiento no es mayor que lo representado por el símbolo. Es la bestia con cuernos semejantes a los de un cordero - que profesa ser pura, mansa, inofensiva - y que habla como un dragón.

"'Diciendo a los habitantes de la tierra que le hagan una imagen a la bestia...' Aquí tenemos presentada a las claras una forma de gobierno en el cual el poder legislativo descansa en el pueblo, y ello prueba que los Estados Unidos de Norteamérica constituyen la nación señalada por la profecía.

"¿Pero qué es la 'imagen de la bestia'? ¿Y cómo se la formará? La imagen es hecha por la bestia de dos cuernos y es una imagen de la primera bestia. Así que para saber a qué se asemeja la imagen y cómo será formada, debemos estudiar los rasgos característicos de la misma bestia: el papado.

"Cuando la iglesia primitiva se corrompió al apartarse de la sencillez del Evangelio y al aceptar costumbres y ritos paganos, perdió el Espíritu y el poder de Dios; y para dominar las conciencias buscó el apoyo del poder civil. El resultado fue el papado, es decir, una iglesia que dominaba el poder del estado y se servía de él para promover sus propios fines y especialmente para extirpar la 'herejía'. Para que los Estados Unidos formen una imagen de la bestia, el poder religioso debe dominar de tal manera al gobierno civil que la autoridad del estado sea empleada también por la iglesia para cumplir sus fines.

"Siempre que la iglesia alcanzó el poder civil, lo empleó para castigar a los que no
admitían todas sus doctrinas. Las iglesias protestantes que siguieron las huellas de Roma al aliarse con los poderes mundanos, manifestaron el mismo deseo de restringir la libertad de conciencia. Ejemplo de esto lo tenemos en la larga persecución de los disidentes por la iglesia de Inglaterra. Durante los siglos XVI y XVII miles de ministros no conformistas fueron obligados a abandonar sus iglesias, y a muchos pastores y feligreses se les impusieron multas, encarcelamientos, torturas y el martirio.

"Fue la apostasía lo que indujo a la iglesia primitiva a buscar la ayuda del gobierno civil, y esto preparó el camino para el desarrollo del papado, simbolizado por la bestia. San Pablo lo predijo al anunciar que vendría 'la apostasía', y se manifestaría 'el hombre de pecado' (2.Tesalonicenses 2:3). De modo que la apostasía en la iglesia preparará el camino para la imagen de la bestia.

"La Biblia declara que antes de la venida del Señor habrá un estado de decadencia religiosa análoga a la de los primeros siglos. 'En los últimos días vendrán tiempos peligrosos. Habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanidosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, sin templanza, crueles, enemigos de lo bueno, traidores, impetuosos, engreídos, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella' (2.Timoteo 3:1-5). 'Pero el Espíritu dice claramente que, en los últimos tiempos, algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios...' (1.Timoteo 4:1). La obra de Satanás irá acompañada 'de hechos poderosos, señales y falsos milagros, y con todo engaño de iniquidad...' Y todos los que 'no recibieron el amor de la verdad para ser salvos' serán dejados para que acepten el 'poder engañoso para que crean en la mentira' (2 Tesalonicenses 2:9-11). Cuando se haya llegado a este estado de impiedad, se verán los mismos resultados que en los primeros siglos.

"Muchos consideran la gran diversidad de creencias en las iglesias protestantes como prueba terminante de que nunca se procurará asegurar una uniformidad forzada. Pero desde hace años se viene notando entre las iglesias protestantes un poderoso y creciente sentimiento en favor de una unión basada en puntos comunes de doctrina. Para asegurar tal unión, debe necesariamente evitarse toda discusión de asuntos en los cuales no todos están de acuerdo, por importantes que sean desde el punto de vista bíblico.

"Carlos Beecher, en su sermón predicado en 1846, declaró que el pastorado de 'las denominaciones evangélicas protestantes no está formado sólo bajo la terrible presión del mero temor humano, sino que vive, y se mueve y respira en una atmósfera radicalmente corrompida y que apela a cada instante al elemento más bajo de su naturaleza para tapar la verdad y doblar la rodilla ante el poder de la apostasía. ¿No pasó así con la iglesia romana? ¿No estamos reviviendo su vida? ¿Y qué es lo que vemos por delante? ¡Otro concilio general! ¡Una convención mundial! ¡Alianza evangélica y credo universal!' (Sermón, 'The Bible a Sufficient Creed', pronunciado en Fort Wayne, Indiana, el 22 de febrero de 1846). Cuando se haya logrado esto, en el esfuerzo para asegurar completa uniformidad, sólo faltará un paso para apelar a la fuerza.

"Cuando las iglesias principales de los Estados Unidos, uniéndose en puntos comunes de doctrina, influyan sobre el estado para que imponga los decretos y las instituciones de ellas, entonces la América protestante habrá formado una imagen de la jerarquía romana, y la inflicción de penas civiles contra los disidentes vendrá por sí sola.

"La bestia de dos cuernos hace [ordena] 'que a todos, pequeños y grandes, ricos pobres, libres y esclavos, se les pusiera una marca en la mano derecha o en la frente, y que ninguno pudiera comprar ni vender, sino el que tuviera la marca o el nombre de la bestia o el número de su nombre' (Apocalipsis 13:16, 17). La amonestación del tercer ángel es: '¡Si alguno adora a la bestia y a su imagen y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios!' 'La bestia' mencionada en este mensaje es la primera bestia, o sea, la bestia semejante a un leopardo, de Apocalipsis 13, el papado. La 'imagen de la bestia' representa la forma de protestantismo apóstata que se desarrollará cuando las iglesias protestantes busquen la ayuda del poder civil para la imposición de sus
dogmas. Queda aún por definir lo que es 'la marca de la bestia'.

"Después de amonestar contra la adoración de la bestia y de su imagen, la profecía dice: 'Aquí está la perseverancia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús'. En vista de que los que guardan los mandamientos de Dios están puestos así en contraste con los que adoran la bestia y su imagen y reciben su marca, se deduce que la observancia de la ley de Dios, por una parte, y su violación, por la otra, establecen la distinción entre los que adoran a Dios y los que adoran a la bestia.

"El rasgo más característico de la bestia, y por consiguiente de su imagen, es la violación de los mandamientos de Dios. Daniel dice del cuerno pequeño, o sea del papado: 'Pensará en cambiar los tiempos y la la ley' (Daniel 7:25). Y San Pablo llama al mismo poder el 'hombre de pecado', que había de ensalzarse sobre Dios. Una profecía es complemento de la otra. Sólo adulterando la ley de Dios podía el papado elevarse sobre Dios; y quienquiera que guardase a sabiendas la ley así adulterada daría honor supremo al poder que introdujo el cambio. Tal acto de obediencia a las leyes papales sería señal de sumisión al papa en lugar de sumisión a Dios.

"El papado intentó alterar la ley de de Dios. El segundo mandamiento, que prohibe el culto de las imágenes, ha sido borrado de la ley, y el cuarto mandamiento ha sido adulterado de manera que autorice la observancia del primer día en lugar del séptimo como día de reposo. Pero los papistas aducen para justificar la supresión del segundo mandamiento, que éste es inútil puesto que está incluido en el primero, y que ellos dan la ley tal cual Dios tenía propuesto que fuese entendida. Este no puede ser el cambio predicho por el profeta. Se trata de un cambio intencional y deliberado. 'Pensará en cambiar los tiempos y la ley'. El cambio introducido en el cuarto mandamiento cumple exactamente la profecía. La única autoridad que se invoca para dicho cambio es la de la iglesia. Aquí el poder papal se ensalza abiertamente sobre Dios. [Recordemos que, de acuerdo al 'Papa II', los papas tienen el derecho de modificar las leyes divinas, autoridad que les es dada por Dios y no por los hombres. ¡Pura blasfemia!]

"Mientras los que adoran a Dios se distinguirán especialmente por su respeto al cuarto mandamiento - ya que éste es el signo de su poder creador y el testimonio de su derecho al respeto y homenaje de los hombres, - los adoradores de la bestia se distinguirán por sus esfuerzos para derribar el momumento recordativo del Creador y ensalzar lo instituido por Roma. Las primeras pretensiones arrogantes del papado fueron hechas en favor del domingo... y la primera vez que recurrió al poder del estado fue para imponer la observancia del domingo como 'día del Señor'. Pero la Biblia señala el séptimo día, y no el primero, como el día del Señor. Cristo dijo: 'El Hijo del hombre es Señor aun del sábado'. El cuarto mandamiento declara que 'El séptimo día [sábado] es de reposo para Jehová tu Dios' . Y por boca del profeta Isaías el Señor lo llama 'Mi día santo' (Marcos 2:28; Éxodo 20:10; Isaías 58:13).

"El aserto, tantas veces repetido, de que Cristo cambió el día de reposo, está refutado por sus propias palabras. En su sermón sobre el monte, dijo: 'No penséis que he venido a abolir la Ley o los Profetas; no he venido a abolir, sino a cumplir, porque de cierto os digo que antes que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la Ley, hasta que todo se haya cumplido. De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; pero cualquiera que los cumpla y los enseñe, este será llamado grande en el reino de los cielos' (Mateo 5:17-19).

"...Los católicos romanos reconocen que el cambio del día de descanso fue hecho por la iglesia, y declaran que al observar el domingo los protestantes reconocen la autoridad de ella. En el Catecismo Católico de la Religión Cristiana, al contestar una pregunta relativa al día que se debe guardar en obediencia al cuarto mandamiento, se hace la declaración: 'Bajo la ley antigua, el sábado era el día santificado; pero la iglesia, instruida por Jesucristo y dirigida por el Espíritu de Dios, substituyó el sábado por el domingo; de manera que ahora santificamos el primer día y no el séptimo. Domingo significa día del Señor, y es lo que ha venido a ser'.

"Como signo de autoridad de la iglesia católica, los escritores católicos citan 'el acto mismo de cambiar el sábado al domingo, cambio en que los protestantes consienten... porque al guardar estrictamente el domingo, ellos reconocen el poder de la iglesia para ordenar fiestas y para imponerlas so pena de incurrir en pecado'. - H. Tuberville, An Abridgement of the Christian Doctrine, p. 58. ¿Qué es, pues, el cambio del día de descanso, sino el signo o marca de la autoridad de la iglesia romana, 'la marca de la bestia'? [En una carta dirigida al Cardenal Gibbons el 11 de noviembre de 1895, un dignatario católico dijo que había respondido de la siguiente manera al preguntarle alguien si el cambio del sábado a domingo había sido efectuado por la Iglesia Católica: '¡Por supuesto que sí! Y dicho acto es una marca de su poder y autoridad en lo que se refiere a cuestiones religiosas'].

"La iglesia romana no ha renunciado a sus pretensiones a la supremacía; y cuando el mundo y las iglesias protestantes aceptan un día de descanso creado por ella, mientras rechazan el día de descanso de la Biblia, acatan en la práctica las tales pretensiones. Pueden apelar a la autoridad de la tradición y de los padres para apoyar el cambio; pero al hacerlo pasan por alto el principio mismo que los separa de Roma, es a saber, que 'la Biblia, y la Biblia sola es la religión de los protestantes'. Los papistas pueden ver que los protestantes se están engañando a sí mismos, al cerrar voluntariamente los oj os ante los hechos del caso. A medida que gana terreno el movimiento en pro de la observancia obligatoria del domingo [por medio de una Ley Dominical Nacional impuesta primeramente en Estados Unidos], ellos se alegran en la seguridad de que ha de concluir por poner a todo el mundo protestante bajo el estandarte de Roma.

"Los romanistas declaran que 'la observancia del domingo por los protestantes es un homenaje que rinden, mal de su grado, a la autoridad de la iglesia [católica]' - Mons. de Segur, Plain Talk About the Protestantism of Today, p. 213. La imposición de la observancia del domingo por parte de las iglesias protestantes es una imposición de que se adore al papado, o sea la bestia. Los que, comprendiendo las exigencias del cuarto mandamiento, prefieren observar el falso día de reposo en lugar del verdadero, rinden así homenaje a aquel poder, el único que ordenó su observancia. Pero por el mismo hecho de imponer un deber religioso con ayuda del poder secular, las mismas iglesias estarían elevando una imagen a la bestia; de aquí que la imposición de la observancia del domingo en los Estados Unidos equivaldría a imponer la adoración de la bestia y de su imagen.

"Pero los cristianos de las generaciones pasadas observaron el domingo creyendo guardar así el día de descanso bíblico; y ahora hay verdaderos cristianos en todas las iglesias, sin exceptuar la católica romana, que creen honradamente que el domingo es el día de reposo divinamente instituido. Dios acepta su sinceridad de propósito y su integridad. Pero cuando la observancia del domingo sea impuesta por la ley, y que el mundo sea ilustrado respecto a la obligación del verdadero día de descanso, entonces el que transgrediere el mandamiento de Dios para obedecer un precepto que no tiene mayor autoridad que la de Roma, honrará con ello al papado por encima de Dios: rendirá homenaje a Roma y al poder que impone la institución establecida por Roma: adorarará la bestia y su imagen. Cuando los hombres rechacen entonces la institución que Dios declaró ser el signo de su autoridad, y honren en su lugar lo que Roma escogió como signo de su supremacía, ellos aceptarán de hecho el signo de la sumisión a Roma, 'la marca de la bestia'. Y sólo cuando la cuestión haya sido expuesta así a las claras ante los hombres, y ellos hayan sido llamados a escoger entre los mandamientos de Dios y los mandamientos de los hombres, será cuando los que perseveren en la transgresión recibirán 'la marca de la bestia'.

"La más terrible amenaza que haya sido jamás dirigida a los mortales se encuentra contenida en el mensaje del tercer ángel. Debe ser un pecado horrendo el que atrae la ira de Dios sin mezcla de misericordia. Los hombres no deben ser dejados en la ignorancia tocante a esta importante cuestión; la amonestación contra este pecado debe ser dada al mundo antes que los juicios de Dios caigan sobre él, para que todos sepan por qué deben consumarse, y para que tengan oportunidad para librarse de ellos. La profecía declara que el primer ángel hará su proclamación 'a toda nación, tribu, lengua y pueblo'. El aviso del tercer ángel, que forma parte de ese triple mensaje, no tendrá menos alcance. La profecía dice de él que será proclamado en alta voz por un ángel que vuela por medio del cielo; y llamará la atención del mundo.

"Al final de la lucha, toda la cristiandad quedará dividida en dos grandes categorías: la de los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús, y la de los que adoran la bestia y su imagen y reciben su marca. Si bien la iglesia y el estado se unirán para obligar 'a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos' a que tengan 'la marca de la bestia' (Apocalipsis 13:16), el pueblo de Dios no la tendrá. El profeta de Patmos vio a 'los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, sobre su marca y el número de su nombre, de pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios. Y cantaban el cántico de Moisés, siervo de Dios, y el cántico del Cordero...' (Apocalipsis 15:2,3)" (El Conflicto de los Siglos, pp. 493-503.

Estén alerta, amigos míos. Las profecías que acaban ustedes de leer se van a cumplir dentro de poco. La bestia está haciendo sus movidas estratégicas. El 7 de julio de 1998 el Vaticano publicó la Carta Apostólica del Papa Juan II titulada Dies Domine - Cómo Santificar el Día del Señor, un documento de 104 páginas de largo. Esta carta constituye un ataque directo contra el Cuarto Mandamiento de la Ley de Dios que ordena la observancia del sábado o séptimo día de la semana y contra el mismo Creador que lo instituyó. El Punto 67 de Dies Domini dice lo siguiente: "Los cristianos naturalmente se esforzarán para que las leyes civiles respeten su derecho de guardar el domingo como día santo... Es preciso que el domingo sea santificado". El mismo día el diario The Denver Post publicó esta cita del Vaticano: "Los que lo violen deben ser castigados como herejes".

La agenda de Roma, tan notoria en la la epístola Dies Domini, se echa de ver también en el subtítulo de la Exhortación Apostólica dada por Juan II a los líderes y laicos católicos romanos en la Asamblea Sinódica efectuada en Ciudad de México el 22 de enero de 1999, a saber: El Camino Hacia la Conversión, Comunión y Solidaridad en América. La Iglesia Católica insiste en la solidaridad la cual se tiene que lograr en América en el tercer milenio cristiano (Exhortación Apostólica, Ecclesía en América, Artículo 3). La agenda de Roma es, pues, un nuevo estilo agresivo de evangelismo en suelo americano llevado a cabo en nombre de la unidad. ¿Desempeñará la falsa Virgen María un papel esencial en este nuevo evangelismo? ¡Por supuesto que sí! A medida que pasa el tiempo, los pastores y fieles por igual se dan más cuenta del papel que María ha de desempeñar en la evangelización de América. La Virgen de Guadalupe es venerada como la "Reina de toda América... y la Estrella de la primera y de la nueva evangelización. Yo [Juan Pablo II] acepté con gozo la propuesta de los Padres del Sínodo que la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, Madre y Evangelizadora de América, se celebre a través de todo el continente el 12 de diciembre. Es mi sincero deseo que ella, cuya intercesión fue responsable por el fortalecimiento de la fe de los primeros discípulos (cf. Juan 2:11), mediante su maternal intercesión dirija ahora la iglesia en América, favoreciéndola con el derramamiento del Espíritu Santo así como lo hizo una vez para la iglesia temprana (cf. Hechos 1:14), para que la nueva evangelización rinda un rico florecimiento de vida cristiana" (Id., Art. 11). ¡Con estas palabras el papa dedicó América a María!

Juan Pablo II dejó lo mejor para la última parte de su Exhortación, Artículo 73, la cual se titula El Desafío de las Sectas: "Las actividades proselitistas de las sectas y las nuevas agrupaciones religiosas de América son un grave estorbo para la obra de evangelización". ¡No hay duda alguna que ya estamos en los últimos días!

 

[capítulo anterior] [tabla de contenidos] [capítulo siguiente]


 

[sistema universal de adoracion forzada] [la gran controversia]
[
la Virgen María - ¿está muerta o viva?] [buscando la paz interior]
[
el deseado de todos los siglos] [¿A Cuál Adoramos?]
[
biblia santa - RVG] [1865 Reina Valera Biblia Santa]
 

Es difícilmente posible captar toda la iniquidad y
maldad en este mundo sin leer el libro
Las Dos Babylonias

 

direcciones recomendadas a la sección inglesa de esta pagina web

Trinity - Unbiblical Philosophy?

[Cosmic Conflict]  [Universal System of forced Worship]  [Principles and Doctrines]
[
the other Godhead] [Health Care without Prescription Drugs] [finding Peace within]
[
godhead of nicea]  [is the Virgin Mary dead or alive]  [invitation to Bible Studies]
[
High Points of the New Age] [Love & Passion of Christ] [New Age Adventures]
[
is there Death after Life] [Healthful Living] [early Writings of  Ellen G. White]
[
True Protestantism is dying because?] [Truth and Spiritual Knowledge]
[
New Age Bible Versions] [What happened 508 CE?]
[
bibles with less about Jesus]
[
global power elite]
 

English:
Is the Virgin Mary dead or alive?
For your free copy of this booklet
click here.
 
Español:
La Virgen María - ¿Está Muerta o Viva?
Sólo para leer - ninguna copia impresa disponible más.
 
Français:
La Vierge Marie, est-elle Morte ou Vivante?
Pour votre copie libre de ce livret
clic ici.
 
Deutsch:
Ist die Jungfrau Maria tot oder lebt Sie?
Die Bibel sagt die Warheit,
klick hier.


apoye este sitio web:

PayPal opcional: